Uri Geller

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

Uri Geller (Tel Aviv, 20 de Diciembre de 1946) es un mago o ilusionista que, al contrario que los ilusionistas profesionales, pretende hacer creer durante sus actuaciones que verdaderamente tiene poderes psíquicos.

Comenzó su carrera como mago en clubes nocturnos israelíes. Comenzó a ser conocido por sus actuaciones en las que afirmaba tener habilidades paranormales como la telequinesis, la telepatía y la búsqueda de agua subterránea (radiestesia); podía verse cómo se doblaban objetos metálicos y se detenían relojes, o se hacían funcionar más rápido, sin ninguna fuerza física aparente aplicada sobre ellos. Aunque mucha gente cree que es realmente un psíquico, tiene numerosos críticos, especialmente entre la comunidad científica, que afirma que es un charlatán y un estafador.

Paralelo a la Magia Escénica

Tal y como Geller lo ha admitido, la apariencia de cucharas doblándose espontáneamente ha sido reproducida por magos escénicos. Sin embargo, él asegura que en realidad puede doblar cucharas utilizando sus poderes psíquicos, mientras que otros utilizan trucos. Los magos de escena señalan varios métodos para crear la ilusión de una cuchara doblándose espontáneamente. La más común es la práctica de la distracción, un principio primordial de muchos trucos de magia escénica. En uno o varios breves momentos de distracción, un mago "psíquico" puede doblar físicamente una cuchara fuera de la vista de la audiencia, para después revelar gradualmente el doblez y así crear la ilusión que la cuchara está siendo doblada ante los ojos de los presentes. Las cucharas usualmente se doblan en el punto donde el plato se encuentra con la manija, donde el dobléz requiere la menor fuerza. Los escépticos notan que Geller frecuentemente da la espalda a la audiencia, y señalan además las condiciones inusuales que Geller requiere para sus presentaciones, como el que los objetos a ser doblados necesitan ser movidos frente a otros objetos de metal para que funcione el efecto psíquico, o sostenerlos bajo el agua. Señalan que estas condiciones permiten oportunidades para desviar la atención lejos del artículo a ser doblado. Respecto a objetos más sólidos como las llaves, notan que Geller afirma que estos objetos necesitan estar en contacto físico con otros objetos de metal, lo que puede permitir encubiertamente el uso de fuerza de palanca entre los dos objetos para lograr el dobléz.

También se ha sugerido que él o un confederado prepara las cucharas antes de las apariciones en televisión predoblándolas y así reduciendo la cantidad de fuerza aplicada necesitada posteriormente, y Geller muchas veces se ha negado a doblar cucharas a las que no ha tenido acceso con anterioridad.

Geller afirma en demostraciones de "dibujo telepático" que puede leer la mente de sus sujetos mientras ellos dibujan algo. Aunque en estas demostraciones él no puede ver lo que está siendo dibujado, siempre está presente en el cuarto y puede ver a los sujetos dibujar. Los críticos notan que esto puede permitir a Geller suponer imágenes comunes del movimiento del lápiz y de los sonidos, y solo necesita el poder de la sugestión para completar su presentación exitosamente.

Disagreements over measuring success

Los críticos notan que el porcentaje de éxitos de Geller no es de un cien por ciento. No siempre puede definir la forma o imagen que se ha dibujado durante sus demostraciones de dibujo telepático [1]. Geller varias veces ha cancelado presentaciones o no ha podido producir los resultados esperados, algunas veces culpando su aparente falta de poder psíquico a alguna interferencia, cansancio, o falta de cooperación por los sujetos. Se le pagó para investigar el rapto de la modelo húngara Helga Farkas, y aunque predijo que se le encontraría viva y en buen estado de salud, fue asesinada por sus raptores [2]. No pudo doblar una cuchara para el físico Richard Feynman, como lo menciona en su libro Surely You're Joking, Mr. Feynman!.

Geller no pudo doblar ni un solo objeto durante una presentación en 1973 en el programa de televisión The Tonight Show donde las cucharas que debía doblar habían sido preseleccionadas por su conductor Johnny Carson. A principios de su carrera, Carson había sido mago de escenario aficionado, y siendo amigo del mago profesional James Randi, le pidió consejo sobre cómo evitar que Geller usara trucos comúnes de magia en su presentación. Randi explicó en un episiodio de 1993 del programa de televisión NOVA: "Se me pidió que previniera cualquier uso de trucos. Les dije que proporcionaran sus propios artículos y que no dejaran que Geller o su gente se acercara a ellos".

Los críticos de Geller frecuentemente desacuerdan con él respecto al grado de éxito que logra durante sus demostraciones. Por ejemplo, en sus apariciones en televisión frecuentemente involucran la interacción de la audiencia, y entre los televidentes frecuentemente hay quienes llaman afirmando que han encontrado cucharas dobladas o relojes que volvieron a funcionar después que Geller apareción en televisión. Los escépticos mantienen que esto no necesariamente indica éxito paranormal, asegurando que alrededor de la mitad de todos los relojes mecánicos pueden hacerse funcionar nuevamente al menos de forma tempora simplemente moviéndolos o dándoles algunos leves golpecitos. Los críticos afirman que el poder de sugestión artificialmente infla la percepción de éxito logrado.

Litigación

Geller infructuosamente ha litigado o ha amenazado con tomar acción legal contra algunos de sus críticos. Estos incluyen alegatos por calumnia contra Randi y el ilusionista Gérard Majax. Su demanda contra Prometheus Books, una editora de libros escépticos, fue desechada como frívola y Geller fue obligado a pagar más de $20 mil dólares en costos al demandado [3]. También perdió o retiró varias otras demandas de naturaleza similar. Sobre la resolución final de la demanda a Prometheus, el presidente de la casa editora, Paul Kurtz comentó: "Parece que los supuestos poderes psíquicos del Sr. Geller no estaban funcionando correctamente cuando decidió entablar esta demanda".

En Noviembre del 2000, Geller infructuosamente demandó a Nintendo en una corte federal de los Estados Unidos afirmando el uso de su parecido en un personaje de Pokémon, "Yungerer" (también transcrito "Ungeller"), traducido significa "Kadabra". También demandó a IKEA por una línea de muebles a las que se le doblaban las patas y a la que llamaron la línea "Uri".