Teoría de la conspiración en los alunizajes del Apollo

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

La teoría de la conspiración en los alunizajes del Apollo afirma que los alunizajes del Apollo jamás ocurrieron, sino que fueron falsificados por la NASA. Prácticamente todos los científicos, técnicos e interesados en la historia de la exploración espacial han rechazado estas afirmaciones calificándolas de sin fundamento.

Contenido

Introducción

Esta teoría afirma que los alunizajes del Apollo 11 del 20 de julio de 1969 y las siguientes misiones Apollo nunca ocurrieron, sino que fueron filmadas en la Tierra. La idea adquirió bastante popularidad después del estreno de la película Capricornio Uno (Capricorn One), que muestra a la NASA intentando falsificar un aterrizaje en Marte. También es posible que una corta secuencia de la película James Bond, Diamantes para la eternidad (Diamonds Are Forever, 1971) que parece mostrar a James Bond caminando a través de un estudio donde se simulan los alunizajes coincida con las primeras insinuaciones de que los alunizajes fueron falsificados. En 1967, el dramaturgo británico Desmond Lowden escribió un guión llamado (The News-Benders) en el cual todos los principales avances tecnológicos de 1945 eran simulados, el guión fue presentado en enero de 1968 y mostraba la falsificación de un alunizaje con modelos.

En su libro Un hombre sobre la Luna, Andrew Chaikin menciona que en el momento de la misión del Apollo 8 en la órbita lunar en diciembre de 1968, esas historias de conspiración circulaban como rumores de hechos ciertos. El primer intento de establecer estas denuncias como hechos concretos fue la publicación por Bill Kaysing del libro Nunca fuimos a la Luna, 1974. Aunque quizá uno de los más conocidos sea NASA Alunó a América escrito por Ralph Rene.

De acuerdo con una encuesta de Gallup de 1999, cerca del 6% de la población de los Estados Unidos tiene dudas sobre la veracidad del hombre en la Luna. “Aunque 6% literalmente se traduce en millones (...) no es inusual encontrar que mucha gente en una encuesta típica está de acuerdo con cualquier pregunta que se le haga. Así que la mejor interpretación es que esta teoría en particular no está ampliamente extendida.

Reacción de la NASA

La reacción inicial de la NASA ante las acusaciones fue de indiferencia general. Finalmente encargó en 2002 al ingeniero espacial y escritor James Oberg la publicación de un libro en el que se refutaran las afirmaciones de conspiración. Sin embargo, pocos días después la NASA se echó atrás por miedo a la mala publicidad. Oberg anunció que continuaría con el libro de forma independiente, analizando también en él los orígenes socioculturales de la teoría de la conspiración. [1]

Philip Plait uno de los más entusiastas refutadores de las teorías de conspiración del viaje a la Luna dice que sería apropiado que la NASA diera respuesta a las preguntas hechas, y según él la NASA se niega a responder a las preguntas de los acusadores porque considera de "baja dignidad" el verse obligado a hacerlo. Por otro lado James Oberg afirma que la reacción oficial de la NASA en la televisión ha sido bastante torpe y contraproducente cuando Brian Welch, un alto funcionario del departamento de relaciones públicas de la NASA, afirmó que todas las acusaciones eran falsas pero no se molestó en proporcionar demasiada evidencia. [2]

Hipótesis de conspiración

Las acusaciones sobre la falsificación de los alunizajes son teorías de conspiración o afirmaciones de que conspiradores en posesión de conocimiento secreto engañaron al público en pos de una agenda oculta. En el caso de los alunizajes, la agenda es el afán de los Estados Unidos de aterrizar en la luna antes que sus rivales en la carrera espacial, la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Falsacionismo

Los críticos de la teoría de falsificación de los alunizajes del Apollo, dicen que carece de falsacionismo, y afirman que no es un argumento científico sino más bien una alegación de una compleja conspiración social.

Un ejemplo de las dificultades para proporcionar evidencia científica del alunizaje humano es el hecho de que las misiones Apollo 11, 14 y 15 dejaron retro-reflectores sobre la superficie lunar, que formaban parte del equipo de experimentos (ALSEP), donde los científicos pueden reflejar rayos láser para medir la distancia de la Tierra a la Luna. Estos reflectores generalmente se ofrecen como evidencia de los alunizajes.
Los teóricos de la conspiración alegan que los reflectores pudieron ser dejados allí por misiones no tripuladas. La misión rusa Lunokhod, por ejemplo, dejó un espejo francés sobre la superficie de la Luna. El punto principal es que los restos mecánicos no se pueden usar, estrictamente, como evidencia de alunizaje humano.
Sin embargo, no se ha proporcionado evidencia alguna de que esas misiones no tripuladas tuvieran lugar, a pesar de que países como la Unión Soviética, y otros, habrían tenido motivos para denunciarlo si se hubiera dado el caso, y de que los lanzamientos espaciales están controlados por astrónomos aficionados y por los observadores de satélites [3].

Otra posibilidad sería el uso de telescopios poderosos para ver los sitios de alunizaje del Apollo. Se podría así ver la supuesta evidencia dejada por los astronautas sobre la superficie de la Luna. Desafortunadamente los telescopios no son tan poderosos como para detallar el módulo lunar y mucho menos las huellas dejadas por las pisadas de los astronautas [4].

Los astronautas de las misiones Apollo trajeron unos 382 kilogramos de piedras y suelo lunar, que han sido utilizados por geólogos de decenas de instituciones científicas para avanzar en el conocimiento de la geología de la Luna. Algunas de las características de estas rocas no pueden ser reproducidas a partir de rocas terrestres, como alegan los teóricos de la conspiración. Las rocas lunares carecen de agua (al contrario que las terrestres), su superficie está literalmente bombardeada por la acción de pequeños micrometeoritos a lo largo de millones de años, y contienen isótopos de algunos elementos en proporciones diferentes a las de la Tierra [5].

Adicionalmente, decenas de astrónomos, profesionales y aficionados, fotografiaron las naves Apollo en sus viajes hacia la Luna [6] y los radioaficionados pudieron seguir las conversaciones de los astronautas a través de modestos radiotelescopios, apuntándolos hacia la región exacta del cielo donde se encontraba la nave [7].

Controversias

A continuación se presentan algunos de los argumentos y contra-argumentos. Para más detalles, consulte los enlaces externos:

1. ¿Por qué la bandera estadounidense ondea en uno de los videos si no hay aire en la luna?

  • En las fotografías se puede observar que la bandera tenía un mástil superior para que permaneciera extendida (ver, por ejemplo, as11-40-5874). Los astronautas movían la bandera al colocarla, y tenía arrugas y ondulaciones por haber estado replegada durante el viaje hacia la Luna [8], lo que le daba en las fotografías una apariencia que puede confundirse con la de una bandera ondeando. Sin embargo, en los vídeos grabados en la Luna se puede observar que la bandera queda completamente quieta poco después de que los astronautas dejan de moverla, y permanecía así mientras los astronautas no la movieran.

2. Los astronautas tomaron miles de fotografías, todas ellas perfectamente expuestas y enfocadas. Los rollos de repuesto no fueron afectados por la intensa radiación cósmica sobre la Luna, condición esta que debió haberlos dañado. Ellos lograron ajustar sus cámaras, cambiar los rollos, y cambiar filtros con sus trajes presurizados.

  • No es cierto. Muchas de las fotografías tienen defectos: o están desenfocadas o veladas. Las fotografías y los vídeos de los paseos lunares se pueden consultar en el Apollo Lunar Surface Journal. Las cámaras fueron modificadas ex profeso por el fabricante, Hasselblad, para que pudiesen afrontar las condiciones de vacío y radiación que tienen lugar en el espacio [9].

3. Fotógrafos afirman que las fotos son falsas. Muchas de las fotos de los paisajes lunares de la NASA no tienen sombras paralelas. Este tipo de sombras sólo se pueden crear con múltiple fuentes de luz. Pero la única fuente de luz en la Luna es el Sol.

  • Sin embargo esta luz se puede reflejar. Aunque el Sol sea la única fuente directa, los instrumentos y vehículos de los astronautas también iluminaban (indirectamente) en algunas fotos. Las sombras, además, no tienen por qué ser paralelas en un terreno irregular, como es el caso de la Luna. Ejemplos de sombras no paralelas en la Tierra: [10].

4. La bandera y las palabras “United States” siempre brillan aún cuando todo es oscuro alrededor. Ninguna de la fotografías quietas, encajan con las tomas de video, sin embargo la NASA afirma que las tomó al mismo tiempo.

  • La superficie lunar refleja parte de la luz del Sol, iluminando las partes oscurecidas del módulo, cuyo material era además reflectante. No es cierto que las fotografías no coincidan con los vídeos grabados. Científicos y geólogos de todo el mundo las han analizado durante décadas, sin hallar ninguna anomalía.

5. El espacio exterior está inundado de radiación mortal que emana del sol, sin embargo ningún astronauta contrajo cáncer, ni siquiera la tripulación del Apollo 16 quienes iban en dirección a la Luna cuando se presentó una protuberancia solar que debió haberlos asado literalmente.

  • No hay constancia de que hubiera una erupción solar importante durante el vuelo del Apollo 16. Hubo varias en agosto de 1972, después de que el Apollo 16 hubiera regresado (en abril) y antes del vuelo del Apollo 17 (en diciembre de ese mismo año) [11].

6. El módulo de aterrizaje pesaba 17 toneladas, aun así no deja en la luna huellas tan profundas como las de las pisadas de los astronautas. Ni siquiera el poderoso cohete propulsor del módulo de aterrizaje deja rastros debajo de él. Debió haber creado un cráter bajo el cohete, sin embargo da la apariencia de nunca haberse encendido. Los teóricos de la conspiración creen que los motores tendrían al menos suficiente potencia para levantar el polvo debajo del módulo cuando este aterrizaba. Si esto es verdad, como se produjeron las famosas huellas de las botas de Armstrong si todo el polvo había sido soplado?

  • El módulo lunar pesaba entre 15 y 17 toneladas en la Tierra. En la Luna la gravedad es aproximadamente seis veces menor, y el combustible que se gastaba antes de alunizar constituía una buena parte del peso, por lo que el peso del módulo en la superficie de la Luna se situaba entre 1200 y 1600 kilogramos.
  • La idea de que debió haberse formado un cráter debajo del módulo lunar es errónea y está basada en pura especulación. Segundos antes de alunizar, el módulo sólo tenía que contrarrestar su peso, que era de unos 1400 kilogramos (3100 libras). Por tanto, el motor del módulo tenía que proporcionar un empuje similar (incluso algo menor). Dividiendo esa fuerza (3100 lb) entre la superficie de salida de la tobera, obtenemos la presión con la que salían expulsados los gases: aproximadamente 1.5 PSI, presión que disminuía aún más debido a la rápida expansión de los gases en el vacío, por lo que no era suficiente para crear un cráter, aunque sí para levantar algo de polvo lunar, tal y como se muestra en las grabaciones de los alunizajes realizadas desde la ventana del módulo [12] y alterar levemente el suelo, como de hecho muestran las fotografías (por ejemplo: as14-66-9258, as11-40-5921).

7. Se argumenta que la ausencia de estrellas en las fotografías de la Luna es inaceptable, a pesar de la falta de atmósfera para oscurecer la visión. Yuri Gagarin dijo que las estrellas eran tremendamente brillantes. Sin embargo las fotografías de NASA no muestran estrellas en el cielo lunar. Se alega que la razón por la cual no aparecen estrellas en las fotos es porque los astrónomos calcularían sus posiciones y configuración y notarían algo incorrecto, por lo tanto el montaje sin estrellas era más fácil de manejar.

  • Tampoco aparecen estrellas en las fotografías tomadas desde el transbordador espacial, la estación espacial Mir o la Estación Espacial Internacional. La razón es que son demasiado débiles para ser captadas en la imagen fotográfica. Es necesario un tiempo de exposición mayor de 20 segundos, y el tiempo de exposición de las fotografías de las misiones Apollo era de una fracción de segundo. Las fotografías espaciales en las que aparecen estrellas son de larga exposición.
  • La visibilidad de las estrellas por parte de los astronautas depende mucho de las condiciones de observación. Gagarin, por ejemplo, pasó buena parte de su vuelo a la sombra de la Tierra, debido a que su nave volaba en una órbita baja. Esto facilitaba que sus ojos se acostumbrasen a la penumbra y fuera más fácil ver las estrellas. Lo mismo ocurre en los vuelos del transbordador espacial. Sin embargo, los vuelos Apollo salían de la sombra proyectada por la Tierra en cuanto se alejaban de ésta, y por tanto era más difícil para los astronautas divisar las estrellas.

8. La pureza del oxígeno en el módulo lunar habría derretido la cubierta de la Cámara Hasselblad produciendo gases venenosos. ¿Por qué no le pasó nada a los astronautas?

  • Las cámaras Hasselblads fueron preparadas especialmente para esa misión espacial y les fueron retiradas varias partes incluyendo las cubiertas.

9. Los teóricos de la conspiración afirman que no se puede producir una llama en el vacío por la falta de oxígeno. Sin embargo tomas del aterrizador del Apollo muestran llamas que salen de la tobera.

  • El combustible del módulo lunar era hidracina, que reaccionaba espontáneamente en contacto con tetróxido de nitrógeno, sin necesidad de oxígeno ni chispa. En realidad las imágenes del motor del módulo lunar prácticamente no muestran una llama. Como es bien sabido por los ingenieros químicos, la hidracina es un combustible hipergólico, esto es, que prácticamente no produce llama al quemarse.

10. Las huellas son el resultado del peso desplazando al aire o la humedad entre las partículas de polvo o arena. Los astronautas dejaron huellas por todos lados.

  • No es necesario que haya humedad para dejar huellas en un terreno; el cemento en polvo y la harina son bastante anhídridos y todos sabemos lo fácil que es imprimir huellas en su superficie.

11. Las imágenes de televisión del Apollo 11 eran bastante malas, sin embargo estas mejoraron mágicamente en las siguientes misiones.

  • Debido a que la misión Apollo 11 solo planeaba una estadía de dos horas en la superficie selene, se decidió no utilizar una antena de alta ganancia para no invertir media hora ensamblándola, a diferencia de las misiones posteriores que contaban con más tiempo para poder armar una antena fija con mucha mayor capacidad que era capaz de transmitir imágenes en color.

12. ¿Por qué la mayoría de las fotos del Apollo tienen líneas claras de definición entre el frente y el fondo?

  • Es lógico esperar una mayor nitidez en las fotografías lunares. Allí, al no haber atmósfera, los objetos lejanos (montañas, etc.) no se ven tan borrosos como pueden aparecer aquí en la Tierra.

13. ¿Por qué una de las fotografías muestra una roca marcada con la letra “C” mayúscula sobre una “C” marcada sobre el suelo lunar?

  • En realidad, la "C" es un pelo introducido durante el revelado, como quedó demostrado en la ampliación de la imagen que realizó el Instituto Lunar y Planetario [13]. La imagen que contiene la "C" no es la original, es una de las muchas copias de cada fotografía. La "C" no aparece en ninguno de los originales de la fotografía; ni tampoco en ninguna de las copias de la fotografía anterior, as16-107-17445, tomada con unos segundos de diferencia, y que muestra la misma roca. Esos pelos o fibras aparecen en otras fotografías, debido al mismo motivo. Una copia de la imagen as11-40-5961 muestra incluso cuatro pelos.
  • La marca similar que parece verse en el suelo, está formada por la sombra de piedras más pequeñas, y se pueden encontrar sombras similares en otras fotografías lunares, que se pueden confundir por pareidolia con objetos reales.

14. En la película de Ron Howard Apollo 13 (1995), los astronautas pierden la energía eléctrica y empiezan a preocuparse de morir congelados. En realidad, por supuesto, ellos estaban sometidos al constante bombardeo de los rayos solares que rápidamente calentaron el vehículo a temperaturas letales sin atmósfera en la cual disipar el calor.

  • Es totalmente falso que un objeto sólo pueda disipar calor en la atmósfera. Se puede disipar calor en forma de radiación en el vacío del espacio. Es un concepto muy básico de termodinámica. Aunque una nave espacial esté siendo calentada por una parte, la mitad que se encuentra en sombra disipa calor al vacío del espacio.

15.¿Quién se arriesgaría a usar el módulo lunar sobre la Luna cuando jamás se realizaron pruebas de simulación del alunizaje?

  • Claro que se hicieron pruebas del alunizaje. Tanto en la Tierra como en el espacio. La tripulación del Apollo 9 voló el módulo lunar en órbita terrestre, y el Apollo 10 probó el módulo lunar a escasos kilómetros sobre la superficie lunar.

16. En lugar de ser capaces de saltar 10 pies en una gravedad de un sexto, el salto más alto de los astronautas fue de 19 pulgadas.

  • Al haber riesgo de rotura del traje por una mala caída, los astronautas evitaron hacer movimientos exagerados. No es cierto que el salto más alto fuera de 19 pulgadas. Según informó Neil Armstrong, llegó a dar saltos de 5 o 6 pies de altura, aunque dejó de intentarlo debido al riesgo de caída.

17. Aunque el movimiento lento de la fotografía tienen una apariencia convincente de baja gravedad, no pudo disimular el hecho de que los astronautas se desplazaban entre pasos una distancia similar a la de los pasos en la tierra.

  • Los defensores de la falsificación de los alunizajes, alegan que la apariencia de ausencia de gravedad se hizo con una serie de cables de los que colgaban los astronautas y luego pasados a cámara lenta. El que la distancia de los pasos sea mayor o sea menor es una cuestión un tanto subjetiva sobre la que puede haber varias interpretaciones. Sin embargo, el polvo que levantaba las ruedas del rover lunar describen una parábola perfecta para después caer sobre el suelo lunar, debido a la ausencia de aire. En la Tierra eso no pasa, el aire hace que el polvo se levante y flote. No existe todavía tecnología suficiente para imitar en la Tierra las condiciones de vacío para que se lleve a cabo algo semejante.

18. Si el rover se estaba moviendo sobre una gravedad de un sexto, entonces debió haber requerido un ancho de 20 pies para evitar que se volcara en cada curva. El rover lunar tenía el mismo tamaño que un carro normal.

  • Lo único que tenía que ver el rover lunar con un coche normal, era el tamaño, y con matices, puesto que medía 3.1 x 1.8 metros, y sus ruedas tenían 81 cm de diámetro. Su peso era de 209 kilogramos en la Tierra, y de 34.7 en la luna, y fue un complejo trabajo de ingeniería. Para evitar que volcara, la velocidad estaba limitada a 14 kilómetros por hora, y tenía tracción a las cuatro ruedas. Además estaba diseñado para poder subir cuestas de hasta 30 grados. Usaron materiales muy ligeros para su construcción, y podía aguantar hasta el doble de su propio peso. Fue usado para las misiones de Apollo 15, Apollo 16 y Apollo 17. El diseño y la construcción corrió a cargo, entre otras compañías, de la Boeing.

19. Un astrofísico que trabajó para la NASA escribió que se necesita un escudo de dos metros de grosor para protegerse contra las protuberancias solares y que las protuberancias solares más grandes emiten miles de decenas de rems en una hora. Los científicos rusos calcularon en 1959 que los astronautas necesitaban un escudo del grosor de 4 pies para protegerlos sobre la superficie lunar. ¿Por qué los astronautas de las misiones Apollo 14 y Apollo 16 no murieron después de ser expuestos a esa inmensa radiación? ¿Y por qué sólo ahora la NASA empieza a estudiar un método para medir los niveles de radiación en la Luna y los efectos sobre los humanos si ellos ya hicieron eso anteriormente?

  • El argumento se refiere al científico John Mauldin. Sin embargo, la cita de Mauldin [14] se refería al viaje interestelar (es decir, fuera del Sistema Solar), donde la radiación es mucho mayor y se recibe durante mucho más tiempo que en los viajes a la Luna.
  • El supuesto estudio soviético de 1959 afirmando que se necesita un escudo de 4 pies de grosor contra la radiación, sencillamente no existe, dado que ningún teórico de la conspiración ha sido capaz de dar referencias sobre el mismo. El hecho de que el diseño de la nave rusa destinada al viaje lunar tripulado en los años sesenta [15] fuera similar al de la nave Apollo, demuestra que no era necesario un escudo de ese grosor. Los rusos abandonaron su programa lunar tripulado a principios de la década de los setenta por diversas causas [16]. En las misiones Apollo, los astronautas llevaban dosímetros para medir el nivel de radiación, pero no realizaron un estudio exhaustivo de la radiación en la Luna. Actualmente esto se realiza mediante sondas no tripuladas, porque es importante conocerlo con mayor exactitud, de cara a una futura estancia permanente en la Luna.

20. La tela de los trajes espaciales está apuntada con cremalleras. Debió haber escapes de aire puesto que aún el agujero de una alfiler desinfla un neumático en poco tiempo.

  • La cremallera exterior del traje no era la que retenía la presión del aire. Los trajes están compuestos de varias capas interiores con diferentes funciones. La más interna retenía la presión mediante juntas de goma, tal y como ocurre en los trajes actuales.

21. Los astronautas en estos trajes presurizados podían doblar los dedos, muñecas y rodilla fácilmente a una presión de 5.2 PSI, aún así la pera de velocidad de un boxeador es virtualmente imposible de doblar a una presión de 4 PSI. Los astronautas se verían como globos si sus trajes hubieran sido presurizados a esos niveles.

  • La presión interna de los trajes Apollo es similar a la de los trajes espaciales actuales, que los astronautas de la NASA utilizan en los paseos espaciales del transbordador espacial y la Estación Espacial Internacional. Y no hay ningún problema de este tipo. Las juntas que necesitan flexibilidad (codos, rodillas, etc.) tienen un diseño surcado por pliegues que permite doblarlas ligeramente.

22. La NASA se tomó el trabajo de llevar rovers a la luna por el costo de varios millones de dólares, pero nunca se tomó la molestia de llevar telescopios para fotografiar las estrellas sin la interferencia de atmósfera. Algo que era el sueño de muchos astrónomos. ¿Cómo pudieron pasar por alto eso?

  • No lo pasaron por alto. Los astronautas del Apollo 16 llevaron a la superficie de la Luna un telescopio de luz ultravioleta, que obtuvo 178 imágenes de diversas regiones del cielo durante su estancia. Los resultados de este experimento fueron publicados en el Apollo 16 Preliminary Science Report y en la revista Science en 1972 (Carruthers, G. R. y T. Page, "Apollo 16 far-ultraviolet camera/spectrograph - earth observations." Revista Science, vol. 177, septiembre 1972, pp. 788-791).

23. Un vídeo secreto sacado a la luz demuestra que la histórica escena de la llegada del hombre a la Luna el 20 de julio de 1969 habría sido un fraude. En él se observa que uno de los astronautas está abandonando la nave cuando se cae un foco de la escenografía. De inmediato ingresan al decorado una serie de técnicos para arreglar el desperfecto y seguir con la grabación.

  • El vídeo es falso, e incluso ha merecido una entrada en la página de referencia sobre leyendas urbanas snopes.com [17]. El vídeo surgió en la página moontruth.com, donde tras mostrarlo se especificaba que se trataba de una broma. La página original ha desaparecido, pero se puede consultar en el Internet Archive [18], una organización que guarda una versión caché de millones de páginas de Internet desde 1996.

24. ¿Cómo es que no explotaron los neumáticos del Rover en el vacío de la Luna? Debido a la ausencia de presión, los neumáticos debieron estallar.

  • Los neumáticos no eran neumáticos comunes. Las ruedas fueron construidas mediante un diseño especial. Cada rueda tenía un eje de aluminio enrollado de 81,8 cm de diámetro. El neumático, de 23 cm de ancho, estaba hecho de zinc y recubierto de capas de acero.

25. En una fotografía de la misión Apollo 16 se muestran dos astronautas cuyas sombras forman 90º.

  • Esta imagen es parte de una composición de varias fotografías. En realidad es el mismo astronauta, no son dos diferentes, John Young tomaba las fotografías mientras Charles Duke se movía y por ello sale dos veces en la composición de 360º. Para entender la perpendicularidad de las sombras hay que fijarse en que las composiciones se hacen en línea recta: es decir, los extremos izquierdo y derecho coinciden. La separación entre ambas apariciones del astronauta Charles Duke es de unos 90°. La composición fue realizada por Mike Constantine y existe otra versión, de Dave Byrne, en la que Duke aparece sólo una vez.

26. En algunas imágenes los astronautas aparecen alumbrados entre las sombras.

  • Es debido a que todos los cuerpos reflejan la luz, justamente así funciona la visión, si los objetos no reflejaran la luz no podríamos verlos. El regolito lunar refleja la radiación proveniente del Sol en todas direcciones, por lo que también llega a los objetos entre las sombras. Se ha observado esto con muñecos de juguete, al alumbrarlos desde atrás, en fondo negro, el frente del muñeco aparece muy poco iluminado; en el fondo blanco, el frente del muñeco aparece iluminado.

27. ¿Por qué no hay fotografías de telescopios que muestren el lugar del alunizaje con los restos de las misiones Apollo?

  • No existen telescopios con resolución suficiente.
  • "El telescopio más apropiado para intentar enfocar la Luna sería el Hubble, puesto que está en órbita alrededor de la Tierra y no sufre los efectos de atenuación óptica debidos a la atmósfera. Pero ni siquiera este magnífico coloso puede ver los rastros dejados por el hombre en la Luna. Sólo hacen falta unas operaciones trigonométricas para llegar a esta conclusión: un chaval de 4º de ESO podría intentarlas. Para entender cómo podemos observar objetos pequeños en la lejanía debemos tener en cuenta no sólo qué queremos ver sino a qué distancia están. Es decir, la relación entre el tamaño del objeto a resolver y la distancia a la que se halla serán lo importante. Esta relación recibe el nombre de tangente del arco que subtiende el telescopio. (tan = M/D)
Ahora tenemos que preguntarnos qué queremos ver exactamente en la Luna: la bandera, una pisada, una cámara fotográfica, la foto de Duke… Seamos prácticos y pensemos en el objeto más grande dejado en la Luna, el propio módulo de descenso: de pata a pata en diagonal no llega a los 10 m. Esta es la primera de las longitudes arriba mencionadas. (Esto es M)
Ahora vayamos a por la segunda de las longitudes: a qué distancia está ese objeto de nosotros. Nos encontramos ante el problema de que, como sabes bien, la órbita de la Luna sobre la Tierra no es exactamente circular sino una elipse, unas veces está más cerca (apogeo) y otras más lejos (perigeo). En el colmo de generosidad consideremos la distancia en el perigeo, de algo más de 356.000 km (redondeando, además, hacia abajo). (Esto es D)
Introduce M y D en la fórmula de la tangente, despeja y verás que el ángulo aproximado es de 0,006" (cuidado porque la solución suele venir dada en radianes: debes pasarla a grados). Por tanto, necesitamos un telescopio que pueda resolver seis milésimas de segundos de arco, lo cual es imposible con cualquier telescopio óptico actual. El Hubble resuelve ángulos de unos 0,03", es decir, cien veces menos de lo necesario." (Extraído del libro "La conspiración lunar: vaya timo" del autor Eugenio Fernández Aguilar)

28. Las primeras imágenes de Neil Armstrong sobre la Luna se le ve descendiendo por las escaleras: ¿quién las grabó? Ahí había alguien con una cámara, todo fue hecho en un estudio de grabación.

  • Las imágenes fueron grabadas por una cámara colocada a un lado de la escalerilla, en el Modular Equipment Stowage Assembly. No se debe confundir con las fotografías de un astronauta descendiendo por la escalerilla, éstas fueron tomadas por Armstrong y el que sale en ellas es Buzz Aldrin.

29. ¿Por qué no hemos vuelto a ir a la luna?

  • A la luna se ha ido seis veces en las misiones Apollo, de la 11 a la 17, con excepción de la misión Apollo 13 en la que no se alunizó por problemas técnicos. La NASA sigue con misiones espaciales, pero debido a cuestiones económicas y a que las misiones están centradas en otros objetos espaciales (como Marte) es que no se ha vuelto a ir a la luna en misiones tripuladas.

Motivos

Sibrel argumenta que el fraude fue realizado debido a que existía la percepción de que si los Estados Unidos, ponían un hombre en la Luna antes que la Unión Soviética, esto significaría la primera gran victoria en la Guerra Fría - puesto que los soviéticos ya habían sido los primeros en poner un satélite artificial en órbita (Sputnik, 1957), el primer hombre en el espacio, y el primer paseo espacial -, en una década turbulenta para los Estados Unidos durante la cual sólo tenía para mostrar una serie de fracasos entre las que se destacaban el desastre de la Invasión de Bahía de Cochinos, el asesinato de Martin Luther King, la guerra de Vietnam, el asesinato de John F. Kennedy, etc.

Aquellos que niegan la teoría de conspiración afirman que este mismo argumento haría que fueran los soviéticos los primeros interesados en detectar un fraude y los únicos con los equipos necesarios para hacerlo. Al no haber publicado tales pruebas habría que concluir que ellos fueron cómplices en contra de sus intereses.

Resolución de la controversia

En 2002, se sugirió que con la entrada en funcionamiento del telescopio europeo Very Large Telescope se podría observar desde la Tierra objetos del tamaño de los restos dejados en la Luna según los registros del proyecto Apollo. [19]

Sin embargo, esta hipótesis sobreestimaba las capacidades reales del VLT. En modo interferométrico (VLTI), se espera que el telescopio alcance un resolución angular menor de 0.002 segundos de arco a una longitud de onda de 2 µm. Debido a la gran cantidad de espejos involucrados en el sistema VLTI, una importante fracción de la luz se pierde antes de llegar al detector. La técnica de interferometría es muy eficiente sólo para observar objetos lo suficientemente pequeños (alejados) como para que toda su luz esté concentrada. No es factible observar un objeto con un brillo superficial relativamente bajo, como la Luna, porque su luz es muy tenue. Sólo objetos con temperaturas superiores a 1000 °C tienen un brillo superficial lo suficientemente elevado como para ser observados en la región del infrarrojo medio, y deben estar a varios miles de grados Celsius para poder observarlos en el infrarrojo cercano con el VLTI. Esto incluye a la mayoría de las estrellas en la vecindad del Sol y muchos objetos extragalácticos, como núcleos brillantes de galaxias activas [20], pero deja fuera de las observaciones interferométricas a la mayoría de los objetos del sistema solar.

Por el momento, las únicas fotografías de los lugares de alunizaje que muestran a los módulos lunares son las obtenidas desde órbita lunar por los módulos de comando respectivos, que contaban con una cámara de alta resolución. [21]

Lo más probable es que la obtención de forma independiente de fotografías de los restos, no ponga fin a la controversia. Los teóricos de la conspiración pueden alegar que los restos fueron colocados allí por naves automáticas (como argumentan con los retro-reflectores láser, aunque no hayan presentado ninguna prueba de ello), o que una imagen así es fácil de fabricar y forma parte de la trama conspirativa.

Enlaces externos

Otras fuentes de información

Páginas con refutaciones a la teoría de conspiración