Telepatía

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

Telepatía (del griego τηλε tele, ‘distante’ y πάθεια patheia, ‘sentimiento’) es un término que se refiere a la supuesta capacidad mental de los humanos y otras criaturas de comunicar información de una mente a otra, sin el uso de herramientas adicionales como el habla o el lenguaje corporal. Considerada por sus partidarios una forma de percepción extrasensorial o cognición anómala. La telepatía se relaciona a menudo con diversos fenómenos paranormales como la precognición, la clarividencia y la empatía.

El término telepatía fue acuñado por el investigador psíquico Frederick W. H. Myers (1843-1901) en 1882.

Nunca han explicado los parapsicólogos el mecanismo físico por medio del cual trabaja la telepatía. No se tiene explicación del funcionamiento de la telepatía a nivel neurológico. Según estos, interviene cierto proceso anómalo de comunicación al que llaman psi, y al que definen como:

“Proceso anómalo de transferencia de información o energía, procesos tales como telepatía y otras formas de percepción extrasensorial que son actualmente inexplicables en términos de mecanismos físicos o biológicos conocidos. El término es puramente descriptivo: ni implica que tales fenómenos anómalos son paranormales ni connota algo sobre sus mecanismos subyacentes”

Según los parapsicólogos, la telepatía se demuestra en base a diversos tipos de experimentos, entre los que destacan las tarjetas de Zener y los experimentos Ganzfeld. Las tarjetas de Zener contienen 5 tipos de símbolos muy diferentes de tal manera que no puedan confundirse unos con otros. El experimento con las cartas consiste en que el receptor del supuesto mensaje telepático tiene que adivinar el tipo de carta en poder del emisor. Los experimentos Ganzfeld consisten en mantener al receptor en condiciones sensoriales constantes (tanto visuales como auditivas). La información presuntamente enviada por medio de la telepatía consiste en imágenes o videos cortos.

En ambos tipos de experimentos, se espera encontrar un resultado estadísticamente significativo como prueba de la telepatía. Es decir, cualquier resultado cuyo numero de aciertos supere de manera significativa lo esperado por azar, es considerado prueba.

Sin embargo, este tipo de experimentos no son considerados como evidencia, tanto por los escépticos como por la mayor parte de la comunidad científica, ya que presentan por lo general un gran numero de anomalías. Por ejemplo, la posibilidad de hacer trampa durante los experimentos debido a fallas de seguridad. En los experimentos Ganzfeld, los recintos no son verdaderamente a prueba de ruido en muchos casos. También se han encontrado en los experimentos diversos errores estadísticos y metodológicos. Por ejemplo, en la utilización de muestras no aleatorias.

Otro aspecto a considerar, es que los experimentos de los parapsicólogos para demostrar la telepatía no son reproducibles. Se han hecho intentos para replicar estos experimentos en instituciones independientes, sin resultados positivos. De hecho es una norma de la ciencia exigir la reproducibilidad de los experimentos, de lo contrario, los estudios o experimentos no pueden considerarse validos.

En algunos casos incluso, la tasa de aciertos se computó como menor a lo esperado por el azar, con una diferencia significativa. A estos casos los parapsicólogos asignaron una explicación psíquica: le llamaron al fenómeno pérdida del psi, sin intentar una explicación estadística del mismo.


Aunque se ha llevado a cabo muchos experimentos científicos sobre la telepatía, incluyendo varios recientes por parte de reputadas universidades, la existencia de la telepatía no es aceptada por la inmensa mayoría de los científicos.


Actualmente se sabe que las magnitudes de energía que el cerebro humano es capaz de producir resultan insuficientes para permitir la transmisión de información. Resulta frecuente su aparición en obras de ficción y ciencia ficción.