Tarot

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

El tarot es una baraja de naipes que a menudo es usada como medio de predicción del futuro, situación actual del consultante (presente) y algunas veces del pasado.

Sus orígenes son muy antiguos y la técnica adivinatoria se basa en la selección de cartas de una baraja especialmente dedicada a este arte. Una vez realizada la selección, un experto interpreta el sentido de la cartas en relación con el futuro del consultante.

Debido a la asociación de las cartas del Tarot con la predicción del futuro, algunos grupos religiosos se oponen al uso de las cartas del Tarot. En algunas sociedades y en algunos sistemas de creencias religiosas, la adiviniación está prohibida basada en enseñanzas religiosas o tradicionales. Como con todos los debates similares respecto a los estilos de vida o prácticas religiosas, se puede encontrar a mucha gente en ambos lados del debate, apoyando o condenando la lectura de las cartas del Tarot.

Hoy en día cualquiera puede comprar una baraja con instrucciones sobre cómo descubrir tu verdadero tú y actualizar tu verdadero potencial. El por qué la suerte de alguien pudiera estar misteriosamente contenida en unas barajas es algo que no tiene sentido, aunque parece ser que la magia simpatética pudiera jugar un papel importante en esto.

Los siglos de avance y aprendizaje científico parecen no haber disminuído la popularidad de los sistemas de guía oculta como el tarot, la Ouija, la astrología, el I Ching, la quiromancia, la iridología, la reflexología, las pruebas de Rorschach, la grafología, los [[enneagramas], las bolas de cristal, las hojas de te, etc.

There is a romantic irresistibility to the notion of shuffling the cards and casting one's fate, to putting one's cards on the table for all to see, to drawing into the unknown, to having one's life laid out and explained by strangers who have the gift of clairvoyance, to gamble on the future, and so on. The idea of staring at a picture card and letting it reveal the future or mirror the soul is not one that austere critics are likely to find tantalizing, but the thought of such visionary mysticism obviously has its attraction. Centuries of scientific advancement and learning have not diminished the popularity of occult uidance systems such as the tarot, Ouija boards, astrology, I Ching, palmistry, iridology, reflexology, ink blots, graphology, enneagrams, crystal balls, tea leaves, and the like.