Método científico

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

El método científico está sustentado por dos pilares fundamentales. El primero de ellos es la reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona. Este pilar se basa, esencialmente, en la comunicación y publicidad de los resultados obtenidos. El segundo pilar es la falsabilidad. Es decir, que toda proposición científica tiene que ser susceptible de ser falsada (falsacionismo). Esto implica que se pueden diseñar experimentos que en el caso de dar resultados distintos a los predichos negarían la hipótesis puesta a prueba. La falsabilidad no es otra cosa que el modus tollendo tollens del método hipotético deductivo experimental. Según "Paul Feyerabend" no existe un método científico. El científico usa métodos definitorios, métodos clasificatorios, métodos estadísiticos, métodos hipotético-deductivos, precedimientos de medición, etc. Según esto, referirse a el método científico es referirse a este conjunto de tácticas empleadas para constituir el conocimiento, sujetas al devenir histórico, y que pueden ser otras en el futuro

Descripciones del método científico

Según la definición de F. S. Kerlinger el método científico se entiende como ”el estudio sistemático, controlado, empírico y crítico de proposiciones hipotéticas acerca de presuntas relaciones entre varios fenómenos”. El método científico es un procedimiento que aplicamos en las ciencias y se inicia a través de la observación.

Francis Bacon definió el método científico de la siguiente manera:

  1. Observación: Observar es aplicar atentamente los sentidos a un objeto o a un fenómeno, para estudiarlos tal como se presentan en realidad.
  2. Inducción: La acción y efecto de extraer, a partir de determinadas observaciones o experiencias particulares, el principio general que en ellas está implícito.
  3. Hipótesis: Planteamiento o supuesto que se busca comprobar o refutar mediante la observación siguiendo las normas establecidas por el método científico.
  4. Probar la hipótesis por experimentación.
  5. Demostración o refutación de la hipótesis.
  6. Conclusiones.

Así queda definido el método científico tal y como es normalmente entendido, es decir, la representación social dominante del mismo. Esta definición se corresponde sin embargo únicamente a la visión de la ciencia denominada positivismo en su versión más primitiva. Empero, es evidente que la exigencia de la experimentación es imposible de aplicar a áreas de conocimiento como la vulcanología, la astronomía, la física teórica, etc. En tales casos, es suficiente la observación de los fenómenos, producidos naturalmente.

Por otra parte, existen ciencias, especialmente en el caso de las ciencias humanas y sociales, donde los fenómenos no sólo no se pueden repetir controlada y artificialmente (que es en lo que consiste un experimento), sino que son, por su esencia, irrepetibles, v.g. la historia. De forma que el concepto de método científico ha de ser repensado, acercándose más a una definición como la siguiente: "proceso de conocimiento caracterizado por el uso constante e irrestricto de la capacidad crítica de la razón, que busca establecer la explicación de un fenómeno ateniéndose a lo previamente conocido, resultando una explicación plenamente congruente con los datos de la observación".

El método científico y la práctica de la ciencia

En la moderna práctica de la ciencia los principales elementos involucrados en la evaluación de la práctica científica son:

  • Publicaciones en revistas científicas con proceso de arbitraje por pares Peer review o "revisión por pares".
  • Recursos (principalmente financiación). Los recursos también implican el sometimiento a un proceso de arbitraje en la elaboración de proyectos o propuestas científicas.

En los tiempos clásicos del "científico acomodado" la financiación y en un menor grado las publicaciones, constituían márgenes menos estrictos.

Ambos tipos de criterios de evaluación incorporan indirectamente el método científico, un trabajo realizado obviamente al margen del método científico será muy difícil de publicar y tendrá dificultades para ser financiado. En ambos elementos una investigación científica se somete al examen de otros científicos que deciden finalmente si debe o no ser financiada y si sus resultados son o no publicables. Los resultados obtenidos han de ser contrastables, verificables repetibles o falseables. Esta es en gran medida la labor del proceso de "revisión por pares".

Las críticas sobre estos elementos se centran en que su definición es tan difusa y abierta a la interpretación y manipulación ideológica, e incluso política, que a menudo sirven más como elementos de censura que como elementos capaces de promocionar el descubrimiento científico. La aparente censura que se produce al refusar publicar ideas impopulares (por razones ideológicas o por contradecir teorías científicas bien establecidas) entre la corriente científica principal ha limado a nivel popular la percepción de los científicos como agentes neutrales en la búsqueda de la mejor descripción de la realidad y ha rebajado la percepción general de la ciencia en su conjunto.

Una tercera nueva propiedad para completar las condiciones del método científico: ser capaz de modelización o ampliación, es decir, con las especificaciones dadas y sometidas estas a la falsación y reproducción, debe tener además suficiente información para ser posible construir un modelo de tipo teórico, conceptual o sistémico, que sea operativo para la simulación o experimentación, con criterios de validación racional y empírica. Además el conocimiento científico, con este tercer principio, tiene estas propiedades: se renueva y amplia por la observación metódica en una simulación experimental.

Una cuarta nueva propiedad, para continuar con el método, es el poder de testabilidad o probatoriedad, habiendo ya pasado las tres pruebas anteriores y modelizado con formato de la lógica formal, es la prueba final. Establecido por el movimiento neopositivista americano para el conocimiento de la realidad, que es el análisis cuantitativo estadístico la herramienta analítica adecuada.

La falsación como criterio de demarcación

En contraposición al método inductivo descrito anteriormente, Karl Popper, estudiando el marxismo y el psicoanálisis como teorías insatisfactorias desde el punto de vista científico, estableció, en su tratado Conjeturas y refutaciones que la característica más importante de una teoría científica es la capacidad de establecer hechos que son imposibles, en lugar de explicar los hechos observados, de manera que las teorías demasiado amplias que admiten la explicación de todo tipo de observaciones posibles, incluidos ciertos hechos y sus contrarios, aunque pueden explicar los hechos observados, no son en realidad teorías científicas. Una teoría, para que sea científica debe establecer claramente los hechos que son posibles y los que no son posibles de acuerdo con esa teoría. Este es el criterio de demarcación para distinguir las teorías científicas de las que no lo son, que Popper propone para la filosofía de la ciencia.

Cuando una conjetura tiene la propiedad de que se puede diseñar un experimento que pruebe su falsedad, se dice falsable y, por tanto, científica, aunque de ellos no se puede establecer si es "cierta" o "falsa", sino que es válida para el subconjunto de los hechos y condiciones para los que no ha sido posible demostrar su falsedad. Este es el paradigma epistemológico en el que se mueve la ciencia moderna. Sobretodo a partir del trauma que supuso la superación de leyes establecidas desde hace siglos, como por ejemplo, la ley de la gravitación de Newton al demostrar Einstein que hay límites en los que la teoría de Newton no es válida. Según Popper, la Ciencia nos acerca de forma asintótica a la verdad sobre la realidad física, pero no hay manera de asegurar que una teoría científica sea cierta en todos los casos.