Escepticismo

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

El escepticismo es originalmente una corriente filosófica basada en la duda. Fue creada por Pirrón de Elis (c. 360 aEC - c. 270 aEC.), un viajero que conoció muchas culturas con los ejércitos de Alejandro Magno.

Al contrario que los cínicos, que eran muy extremistas, la doctrina de Pirrón no está basada tanto en la negación de la filosofía, sino en la negación de la existencia de un saber objetivo, necesario y universal. Los escépticos creían que todo era tan subjetivo que sólo era posible emitir opiniones.

Actualmente la palabra escéptico se usa para designar puntos de vista o a personas que no aceptan creencias o afirmaciones sin pruebas y ha sido adoptada por un movimiento que pone en duda creencias, tradiciones, y afirmaciones relacionadas con lo sobrenatural. Uno de los pilares de este movimiento es el CSICOP (Committee for the Scientific Investigation of Claims of the Paranormal), fundado en 1970 por el filosofo Paul Kurtz, quien consideró necesario buscar una forma de contrarrestar la creciente ola de irracionalidad que permeaba en la sociedad.

Contenido

En filosofia

Al analizar la etimología de esta palabra se encontrará que, más que "el que no cree", el término significa "el que duda" o "el que investiga". Los escépticos no creían en una verdad objetiva porque para ellos todo era subjetivo, dependía del sujeto y no del objeto. Por ejemplo, un escéptico diría "siento frío" en lugar de "hace frio", ya que sólo puede saber que él tiene frío. Esta postura de no emitir juicios, sino sólo opiniones, es conocida como suspensión de juicio. Esta posición los llevaría a la paz del alma porque, al dudar de todo, no entraban en conflictos y no se veían obligados a defender sus opiniones, ya que para ellos no existían verdades objetivas.

Otro importante escéptico fue Sexto Empirico, quien sostiene que en la vida practica hay que seguir:

  • Las señales que da la naturaleza.
  • Las necesidades del cuerpo.
  • Las tradiciones y la leyes.

Timón el Silógrafo continuó la tradición escéptica poniendo en duda las ideas aristotélicas y dudando incluso de los primeros principios de la deducción.

El sistema socrático de hipótesis y deducciones nunca fue puesto en duda por los escépticos, aunque se ganaron merecida fama de "desbaratadores" y perdieron popularidad al luchar contra los ritos, leyendas y supersticiones arraigadas.

Durante el siglo I EC el escepticismo volvió a cobrar importancia, siendo Luciano de Samosata y Sexto Empírico los últimos escépticos clásicos.

No es hasta la época del Renacimiento europeo, con la figura del creador del género ensayístico, Michel de Montaigne y, concretamente, hasta que el médico Francisco Sánchez escribió una obra fundamental, Quod nihil scitur (Que nada se sabe) que el escepticismo es tomado como una hipótesis válida para indagar la verdad, de forma tal que constituyó el fundamento primero de Descartes y su duda metódica, con la cual el escepticismo vuelve a cobrar importancia, impregnando todo el pensamiento ilustrado del siglo XVIII.

A mediados del siglo XIX, el Romanticismo ya domina la sociedad y reclama para sí todo un modo de vida menos analítico, más evocativo donde se pueda mezclar realidad y fantasía.


Movimiento escéptico

Inicios

A principios de la década del setenta del siglo XX hubo un gran interés en los Estados Unidos acerca de todo lo relacionado con lo paranormal: libros, series de televisión, publicidad de experimentos relacionados con lo paranormal y varios individuos como Uri Geller, que afirmaban tener poderes paranormales.

A manera de contrapeso, el profesor de filosofía Paul Kurtz fundó el Comité para la investigación científica de afirmaciones de lo paranormalCSICOP, por sus siglas en inglés─, a instancias de la ''American Humanist Association'' (Asociación humanista estadunidense) el 30 de mayo de 1976.

Ya en 1975 Kurtz había hecho una declaración publica titulada Objeciones a la astrología, que fue respaldada por más de 186 científicos y publicada en la gaceta de la AHA. Fue la reacción positiva ante esa declaración lo que llevo a Kurtz a invitar a tantos investigadores escépticos como fuese posible, con el fin de crear una organización que pudiera examinar de manera critica un gran rango de afirmaciones paranormales. Entre los invitados estaban: Martin Gardner, Ray Hyman, James Randi y Marcello Truzzi, ademas de absorber una organización recientemente desintegrada llamada Resources for the Scientific Evaluation of the Paranormal (Recursos para la evaluación científica de lo paranormal) y de la cual se retomaron muchos objetivos.

(trabajo en proceso)

Enlaces externos

Plantilla:Esbozo de