Anillos de las Hadas

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

En ufología, los anillos de hadas son anillos de crecimiento o por el contrario de bajo crecimiento o completamente áridos de la vegetación; causados por un aterrizaje o despegue de un ovni. También se les conoce como salones de baile de las hadas, terrenos de las hadas, cohortes de hadas, corros de brujas o anillos de brujas, solían estar relacionadas con la actividad de brujas, duendes y hadas en otros tiempos [1].

Según los ufólogos estos extraños círculos en el pasto son evidencia residual de ovnis, pues se dice, los anillos de las hadas presentan niveles anormales de radiación. Por lo tanto, se llegan a clasificar como un encuentro del segundo tipo. Dentro de esta clasificación también se encuentran los círculos de hielo y los círculos de cosecha.

Curiosamente los únicos casos donde se registran anomalías dentro de los anillos son los casos que no fueron analizados por científicos y solo fueron "investigados" por ufólogos y adeptos del fenómeno ovni. No hay ningún caso en el que se detectaran anomalías radiactivas confirmadas por especialistas en geología, botánica, química o cualquiera que tenga un título en ciencia y que haya analizado este fenómeno.

En otras épocas la presencia de estas bandas se atribuía a diversos agentes, tales como los relámpagos, las hormigas, los caracoles, las pacas de heno que se apilaban en los campos, etcétera. Para la mentalidad supersticiosa de la Edad Media esto era obra del diablo o “cosas de brujas”. Se decía que eran generados por bocanadas de vapores subterráneos, provenientes del infierno, o que el diablo mismo había caminado durante la noche dejando su huella mientras batía su mantequilla.

La teoría de que los anillos eran producto de los relámpagos fue muy socorrida en el siglo XVIII. El padre Marranzino cita un pareado de Erasmus Darwin (1731-1802), abuelo del naturalista inglés Charles Darwin, que en 1789 escribía: “De oscuros nubarrones salta veloz el rayo hendiendo el fuerte roble o haciendo el corro mágico”.

Lo único que se ha podido concluir con las investigaciones serias es que los anillos no son producidos por brujas, o por el diablo; tampoco por hadas y mucho menos por extraterrestres. Los hongos en el suelo del género mycellium parecen ser los causantes de los anillos. Dichos hongos provocan que el césped crezca o muera en una forma circular, que es la forma en la que éstos se esparcen.


Referencias

1. Anillos de las Hadas, Marcianitos Verdes.

Véase También