Ángel

De Esceptipedia
Saltar a: navegación, buscar

En teología, un ángel es un ser trascendental, incorpóreo, limitado en poder y conocimiento justo debajo de su creador y encontrado en muchas religiones. Aunque la naturaleza de los ángeles y sus tareas asignadas varían de tradición en tradición, en el Cristianismo, Judaísmo, e Islam, típicamente actúan como mensajeros de Dios, quien supuestamente los creó para que lo adorasen. Otros roles incluirían el actuar como guerreros o guardias. El concepto de "ángel de la guarda" es muy popular en la cultura moderna occidental.

Los ángeles usualmente son vistos como emanaciones de un ser divino supremo, envidos a realizar tareas para ese ser. Las tradiciones varían respecto a si los ángeles tienen libre albedrío o si son meramente extensiones de la voluntad de dicho ser supremo.

Aunque la apariencia de los ángeles varía, muchos dan a los ángeles forma humana.

Según algunas tradiciones, no todos los ángeles han actuado angélicamente. Algunos ángeles, liderados por Satanás, se rebelaron contra una vida de sumisión, y fueron expulsados del Cielo. Estos ángeles malos fueron enviados al Infierno y ahí son conocidos como Diablos.

No todos los ángeles son creados igual. La jerarquía celestial incluye a los serafines, querubines, trones, dominios, virtudes, poderes, principalidades, arcángeles, y ángeles. A la cabeza de los ángeles, está el Arcángel Miguel, quien manda sobre Anael, Gabriel, Orifiel, Rafael, Sauel, y Zacariel. Su puesto es de porvida, y él es inmortal.

Curiosamente, la Biblia no hace mención alguna sobre la existencia de alas en los ángeles, y aunque las actualmente mayores religiones no ven a los ángeles como seres sexuados en el sentido humano, se acostumbra a darles un aspecto masculino. Por ejemplo, en el Tanaj Judío la forma Hebrea para las palabras utilizadas para referirse a los ángeles son siempre masculinas, así mismo su roles descritos. Los roles angélicos en el Tanaj son los de un guerrero, heraldo, guardia (en las puertas del Edén), luchador, etc. En el Cristianismo y el Islam, el tono masculino de los ángeles también es adoptado. La sugerencia en cada religión es que en las sociedades tradicionales todas estas serían tareas realizadas por hombres. La base para la palabra ángel es el término griego άγγελος, un pronombre gramáticamente masculino, y la derivación en el Latín angelus también es gramaticalmente masculina.